miércoles, 5 de octubre de 2011

Accidente nuclear de Fukushima I


El accidente nuclear de Fukushima Daiichi o Fukushima I comprende una serie de incidentes, tales como las explosiones en los edificios que albergan los reactores nucleares, fallos en los sistemas de refrigeración, liberación de radiación al exterior, que se están registrando en las instalaciones de la central nuclear Fukushima I en Japón, a consecuencia de los desperfectos ocasionados por el terremoto, y posterior tsunami, afectando al noreste de Japón en la jornada del 11 de marzo de 2011.
Los primeros fallos técnicos se registraron en el mismo día en que se produjo el sismo, el 11 de marzo, con la parada de los sistemas de refrigeración de dos reactores y de cuatro generadores de emergencia. A consecuencia de estos incidentes, han surgido evidencias de una fusión del núcleo parcial en los reactores 1, 2 y 3; explosiones de hidrógeno que destruyeron el revestimiento superior de los edificios que albergan a los reactores 1,3 y 4; una explosión dañó el tanque de contención, en el interior del reactor 2 (ver edificio de contención); han ocurrido múltiples incendios en el reactor 4. Además las barras almacenadas de combustible nuclear gastado en las piscinas de combustible gastado de las unidades 1-4, comenzaron a sobrecalentarse cuando los niveles de las piscinas bajaron. El reactor 3 emplea un combustible denominado "MOX", formado por una mezcla de uranio más plutonio que lo hace especialmente peligroso.1 El miedo a filtraciones de radiación llevó a las autoridades a evacuar un radio de 20 km alrededor de la planta, extendiendo luego este radio a 30 y posteriormente a 40 km. Los trabajadores de la planta han sufrido exposiciones a radiación en varias oportunidades y fueron evacuados temporariamente en varias oportunidades. El 11 de abril el nivel de gravedad del incidente se elevo a 7 para los reactores 1, 2 y 3, el máximo en la escala INES el mismo nivel que el accidente de Chernobyl, este fue calificado por Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA).2 3
Dada la magnitud del incidente, de inmediato las autoridades declararon el «estado de emergencia nuclear» y procedieron a la adopción de medidas urgentes encaminadas a paliar los efectos del accidente, como fue la evacuación de la población residente en las zonas adyacentes (con un aumento progresivo del perímetro de seguridad) o la movilización de las fuerzas armadas para controlar la situación. Además, en el transcurso de los días se fueron tomando nuevas decisiones, como inyectar agua marina y ácido bórico en alguno de los reactores, suministrar yoduro de potasio a la población o desplazar los vuelos de la aviación civil del entorno de la central afectada. Las medidas adoptadas, tanto las dirigidas a controlar el accidente nuclear como las enfocadas a garantizar la estabilidad del sistema financiero nipón, fueron respaldadas por organismos tales como la Organización Mundial de la Salud o el Fondo Monetario Internacional

Consecuencias

Tras el fallo de los sistemas de refrigeración de los reactores de la central nuclear, se realizaron emisiones controladas de gases radiactivos al exterior para reducir la presión en el recinto de contención.59 Se emitió al exterior una cantidad no determinada de partículas radiactivas.
Pocos días después del accidente se detectó yodo radiactivo en el agua corriente de Tokio así como altos niveles de radiactividad en leche producida en la proximidad de la central y en espinacas producidas en la vecina Prefectura de Ibaraki.60
Una semana después del accidente en la central nuclear se pudo detectar en California partículas radiactivas procedentes de Japón y que habían atravesado el Océano Pacífico. Algunos días después se detectó yodo radiactivo enFinlandia.61 Si bien en ambos casos se descartaba que los niveles de radiación detectados fuesen peligrosos.62
El gobierno japonés reconoce que la central nuclear no podrá volver a ser operativa y que se desmantelará una vez que se haya controlado el accidente.63
El día 27 de marzo se detecta en el agua del interior de las instalaciones niveles de radiación cien mil veces por encima de lo normal, se sospecha que proceda de una fuga del reactor número 2. Estos niveles de radiación dificultan las labores de los operarios. Asimismo los niveles de yodo radiactivo en el agua de mar en las inmediaciones de la central son 1.850 mayores que los que marcan los límites legales. También se detecta plutonio fuera de los reactores, procedente posiblemente del reactor número 3 que es el único que trabaja con ese elemento64
El día 27 de abril se detecta en España, y en otros países de Europa según el Consejo de Seguridad Nuclear, un aumento de yodo y cesio en el aire europeo que proviene del accidente nuclear de Fukushima. El Consejo de Seguridad Nuclear afirma que no existen peligros para la salud. 65

Daños en las personas

El día 17 de marzo la cifra total de personas afectadas directamente por el incidente en la central era de 23 personas heridas y más de 20 afectadas por contaminación radiactiva. estas cifras están sujetas a cambios.67 Dos personas que estaban desaparecidas desde el día del terremoto fueron encontradas muertas el 1 de abril, su muerte parece deberse a heridas producidas por el maremoto y terremoto no por radiación.68
El 1 de abril se comunica que al menos 21 operarios pertenecientes al retén que permanece en Fukushima para intentar controlar los reactores de la planta ya sufren una aceleración en el ritmo de alteración del ADN por efecto de la radiación.69

Consecuencias económicas

El índice Nikkei después de dos días de operaciones había perdido más del 14% significando casi 1.400 puntos a pesar de una inyección por parte del Banco de Japón de más de 43.761 millones de euros.93 Si bien en los días siguientes se produjeron rebotes al alza de más del 5% en un día.94
Pocos días después, algunos estudios valoraban en unos 75.500 millones de euros los daños producidos por el terremoto y posterior tsunami en Japón.95
El Banco Mundial por su parte, valoró los daños entre 87.000 y 166.000 millones de euros.96
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE recorta a la mitad su previsión de crecimiento de Japón hasta el 0,8% cuando antes era del 1,7%.97



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada